Close your eyes.

Close your eyes.

lunes, mayo 16

Necesidad.

Hoy he cometido un error. O eso creo. He leído mis escritos de hace meses y he encontrado sentimientos que aún percibo de vez en cuando.
"Nuestro último año me hace coger aire, respirar, y sentir que algo va a salir bien". 
Así termina uno de ellos. Realmente duele recordar cómo me sentía cuando escribí esto en septiembre de 2010. La esperanza me recorría el cuerpo a la vez que lo hacía la angustia, la pena y, siendo sinceros, la verdad. Era un hilito de esperanza que en cierto modo sigue conmigo, porque sigo pensando que cuando dije que no te olvidaría fue lo más sincero que dije nunca. Ahora no sé cómo sentirme. Lo he pasado mal. Lo he pasado muy mal. Me encontré entre la desesperación, la duda y el rencor. He sentido nostalgia, calor, miedo, inseguridad y alegría. He tomado aliento y me he quedado sin aire. Mis sentimientos y mi mente han mantenido luchas constantes noche tras noche. Mis lágrimas han corrido a abrazarse a mi almohada mientras suspiraba por ti. Todo mientras pensaba en ti. Todo mientras creía que había salida. Y de nuevo vuelvo a pensar que estamos aquí, como dos pilares de la inseguridad del mundo. Después de tantos frente a frente.
- Te quiero. Sabes que te quiero y mucho. Pero sé que si lo intentamos saldrá mal y te haré daño. - Lo sé. - Puedes darme un abrazo, si quieres. - Creo que no va a ser lo mejor. - Pues lo siento, pero te lo voy a dar yo. 
Y la que lo siente soy yo. Sigo llorando recordando cada conversación. Sigo sufriendo. Y te doy las gracias. Gracias por provocar en mí la facilidad de escribir. Podría estar horas, horas y horas así. Hablando de ti, hablando de mi, hablando de ese "nosotros" tan inverosímil. Y sé que has hecho cosas que me duelen. Sé que las seguirás haciendo, pero no me importa, porque mientras tú haces tu vida, yo seguiré aquí escribiendo nuestra historia hasta que se me agoten las fuerzas y hasta que las palabras no me permitan seguir amándote. 

1 comentario: