Close your eyes.

Close your eyes.

lunes, septiembre 13

Volvemos a empezar.

Se acabó el verano. Se va el Sol, la brisa que nos mata si no está, el calor, el cielo azul repleto de sueños en sus esponjosas nubes, la playa, la arena, el agua, el atardecer perfecto... Se va el descanso y la despreocupación. Todo ello se va y vuelve el estrés, las ganas de acabar, las prisas por terminar los nueve meses más largos del mundo. También los compañeros, las aulas frías en pleno invierno, la nieve que cae al otro lado de los cristales, las asambleas, los profesores, la inseguridad, las broncas, la toma de decisiones, el miedo a un único examen, el intercambio de bolígrafos, la desesperación posterior a un examen cuando te das cuenta de que sólo tú has marcado la respuesta C en la pregunta 8. Esto es lo especial y lo que hace que sea tan genial la época del instituto. Todo eso vuelve como cada Septiembre, como cada año desde que empezaste a la guardería hace casi dos décadas. El tiempo pasa rápido. Ahora recuerdas cuando no querías volver al colegio por el miedo a encontrarte con la que llamaban "la profesora más mala del mundo mundial". Y ahora... ahora el miedo aumenta al hecho de marcar tu futuro con este curso. El miedo pasa a temor a la responsabilidad, a la decisión y a la seguridad que te cuesta encontrar. Al final, este miedo se convertirá en ilusión, ganas y planes especiales de futuro. Sólo por eso, vale la pena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario