Close your eyes.

Close your eyes.

martes, septiembre 7

París siempre es una buena idea.


Acabé haciendo letras de leer en Oxford. Y procuré evitar el destino con gafas y granos que Helen me había predicho. Probablemente parecía tan deslumbrada, novata e ingenua como las demás alumnas, pero no lo era. Uno de los chicos con los que salí, pues realmente eran chicos, me preguntó si quería ir a París con él y le contesté: ¡Encantada! Me muero por conocer París. Como si nunca hubiera estado allí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario