Close your eyes.

Close your eyes.

martes, septiembre 21

Constante, incesante y cautelosamente.

En algunos momentos recordar está bien. No hay que olvidar el pasado, está ahí y no se puede cambiar. Podrás volver a esos momentos cuando desees, sólo tienes que cerrar los ojos y pensar. Incluso, a veces, puedes hacerlo mientas finges escuchar a los demás. Revives esas sensaciones que te hicieron llorar, las que te hicieron reír, las que te hicieron llegar a ser quien eres. Podrás disfrutar de esos veranos perfectos de nuevo sin necesidad de repetir los errores que llegaste a cometer. Eso es lo bueno del recuerdo, que puedes elegir qué momentos repasar. De los que no quieres acordarte es imposible que llegues a librarte, hasta profundizarás en ellos más de lo que quisieras soportar, pero de repente, piensas en eso que alguien dijo alguna vez: de los errores se aprende. No podrás encontrar nada malo al recordar; reproduces en tu mente los buenos momentos y analizas con cautela los malos. En esto se basa el recuerdo, sólo en esto. El futuro depende en gran parte de nuestro pasado. A partir de él intentamos conseguir las consecuencias que queremos y, gracias a él, conseguimos saber cuáles van a ser esas consecuencias. El presente... el presente es otra historia. El presente hay que vivirlo, hay que sentirlo, hay que sufrirlo. En el presente también pensamos. Pensamos en él cuando en un pasado planeamos nuestro futuro, pensamos en él cuando se acaba y nuestro futuro se convierte en presente. Ahí es cuando lo recordamos. Toda nuestra vida se basa en recuerdos, en deseos y en hechos. Estos serán recuerdos que ayudarán a formar nuestro futuro. Es un bucle de sentimientos, de pensamientos que pasean por la mente sin nosotros darnos cuenta de que pertenece a su rutina. Constantemente. Incesantemente. Cautelosamente reaparecen en nuestros pensamientos haciéndonos imaginar un futuro que no podemos predecir, pero que, aun así, seguimos creando para nosotros mismos. Es parte de nuestra naturaleza, es necesario en nuestro alma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario