Close your eyes.

Close your eyes.

lunes, agosto 23

Último año.

Recuerdo el primer beso. Quisiera recordar el primer te quiero. Recuerdo el primer “cara a cara”. No consigo olvidar el empeño que ponías en mí. Nunca llegaré a sacar de mi cabeza los momentos contigo. No fueron muchos, es cierto, pero para mí fueron especiales. No sé qué me pasa, un día te adoro y otro parece que ya no siento nada. Es extraño sentir esto mientras crees que no se siente nada. Redundante, pero así. Me gustaba que te preocupases por mí, me encantaba saber que me querías, idolatraba el tacto con que me decías las cosas importantes y la gracia con que me decías lo insignificante. En realidad, todos dicen que estamos hechos para estar juntos. Yo también lo pensé. Quizá lo siga haciendo. A ti me referí muchas veces como “el hombre de mi vida”… Está bien, no sé por qué lo hice, no me dio tiempo a enamorarme de verdad de ti. Pero me hiciste estar tan cerca… Quería irme contigo, a donde fuese. Quizá sea más fuerte el sentimiento que me hace pensar en el pasado que el sentimiento que me hace decirte que te necesito. En estos momentos me es difícil decir que quiero estar contigo, decir que quiero estar con alguien, que me quiero esforzar porque algo salga bien. La espera terminará pronto. Nuestro último año me hace coger aire, respirar, y sentir que algo va a salir bien.

No hay comentarios:

Publicar un comentario