Close your eyes.

Close your eyes.

martes, agosto 10

See you soon.


Hay cosas que no es fácil realizar. A veces, ni siquiera son fáciles de pensar. Decir "adiós", "cuídate" o "te deseo suerte", duele demasiado. Puede que tan sólo sea cuestión de planteárselo, pues imaginarse con ello es demasiado fácil. Debemos plantearnos lo difícil y tratar de llegar a ello. Esa es la única manera de hacernos un poquito más fuertes cada día, esa es la única manera de poder permitirte de vez en cuando cometer ciertos fallos. De vez en cuando, no siempre, de lo contrario esos fallos se convertirán en rutina, en el pan de cada día, y créeme, repetir el mismo fallo duele cada vez más. Duele tanto como el renunciar a ello. Pero una vez lo hayas hecho los errores dirán "adiós" por sí solos. Aparecerán más, pero esta es la vida que nos han hecho descubrir, sin oportunidad de elegir. Elige ahora que puedes, complícate pero no te desesperes, sueña pero piensa en lo probable, ama pero no pienses en lo imposible. Decir un adiós duele demasiado, yo prefiero decir un hasta pronto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario