Close your eyes.

Close your eyes.

viernes, agosto 13

El sofá de Cloe (III)

“Sólo quiero estar así, seguir contigo, no quiero que te vayas”. Cloe se mostraba angustiada, desconsolada y sólo quería gritar. “Después de todo lo que hemos pasado me merezco otra oportunidad”. Quizá estaba hablando consigo misma, o con esa foto de la pared de su habitación, pero lo que estaba claro es que estaba siendo sincera. “Necesito tenerte, necesito que me apoyes, que estés conmigo, que me ayudes a luchar”. Siguió así durante unos minutos, mirando fijamente la foto y rogando que no la abandonase. Lo único que Cloe quería era sentirse de la misma manera que hace dos meses. Quería recordar por qué lo había pasado tan mal. Reprodujo las palabras exactas de aquella noche, se acordaba de cada coma, de cada respiro, de cada sollozo. Lo repitió, del mismo modo, sin reprimirse en nada y sin saltarse una sola palabra. Cuando terminó rompió en llanto. “Recuerdo las palabras, los gestos y tus muecas; no logro recordar que me hayas ofrecido el cielo para sufrir así por ti”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario