Close your eyes.

Close your eyes.

viernes, julio 23

París y un café.

Hay problemas que se desvanecen con un café y una tarde de compras. Otros que... por mucho que lo intentes, ni un gran café con nata conseguirían sacarte una sonrisa. Y, claro, luego hay otros que hacen que ni salgas de casa, y todo lo veas oscuro. Tan oscuro como ese café del que hablábamos, ese que te tomas en la cafetería de siempre, el que necesitas para olvidarte de muchas cosas. Oye, me apetece ese café.





París es la ciudad de las oportunidades, la ciudad en la que el aire no está contaminado, la ciudad con la que no te conformas pisar una vez, la ciudad que hace que un respigo recorra tu cuerpo cuando la recuerdas, la ciudad que te da vida únicamente con estar en ella. París es el final de un camino que termina en ser feliz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario