Close your eyes.

Close your eyes.

martes, julio 20

Hay cosas que nunca cambian.




Y, ¿sabes? Hay cosas que nunca cambian. Alguien tonto, seguirá siendo tonto, alguien avaricioso siempre lo será, alguien chillón siempre tendrá esa voz que te taladra la cabeza. Siempre...a no ser que intentes arreglarlo. Por ejemplo, el tonto dejará de ser tonto si estudia lo suficiente como para dejar de serlo. El avaricioso deberá comprobar cómo es su vida sin dinero, lo que le servirá para practicar la empatía. Y así con los demás casos. Excepto con uno. En el amor eso no sirve. ¿Distancia? Oh, no, no funciona. Siempre volverás a verlo y algo te reconcomerá el alma. ¿Decepción? Tampoco. Te lo tomarás como un error humano. ¿Dolor? Simplemente será una experiencia más de tu vida. Debes admitirlo, para el amor no hay cura. Cuando se acaba, se acabó, pero no intentes que ese momento llegue antes de lo debido porque, lo siento, pero no ocurrirá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario